¿Relación entre “locura” y creatividad?

 

La neurociencia y la psicología están llenas de creencias que son aceptadas de manera indiscriminada por la sociedad. Esto ocasiona que aunque hayan sido desmontadas por la ciencia hace mucho tiempo, aún persistan en el “acervo cultural” como verdades obvias cuando deberían ser calificadas de mitos. Por ejemplo aquella que defiende que nuestro cerebro se apaga al irnos a dormir o aquel famoso mito del 10% de uso cerebral.

Una creencia muy común y extendida es la relación entre la creatividad o el éxito artístico y algunas condiciones patológicas como la esquizofrenia. Recientemente en Nature Neuroscience se ha publicado un artículo que defiende la integridad de esta relación basándose en análisis genómicos e historiales clínicos de cerca de 86000 personas. Los autores obtuvieron la combinación de alelos que es compartida por aquellas personas diagnosticadas de esquizofrenia o de trastorno bipolar. A continuación buscaron esta combinación en un grupo de 1000 personas calificadas por ellos como creativas, es decir, pertenecientes a alguna profesión creativa. Su conclusión fue que las personas más creativas tenían una mayor probabilidad de tener esa variantes genéticas.

Si leyésemos hasta aquí parecería que todo suena muy bien. De hecho eso debieron de hacer aquellos periodistas más inquietos que se lanzaron a por aquellos grandilocuentes titulares que comienzan por “La ciencia confirma que…”. No obstante, cuando estamos estudiando datos provenientes de niveles de organización tan alejados como la genética y el comportamiento debemos se cautos y analizar en profundidad las afirmaciones. Eso es lo que ha hecho Arielle Duhaime-Ross en un artículo publicado en The Verge y en el vídeo que encabeza este post. En los mismos se ha hecho eco de críticas hacía la interpretación de los datos obtenidos en el artículo y de los criterios establecidos para definir la creatividad. En concreto critican que el vínculo obtenido es demasiado débil como para afirmar de manera tajante una relación entre ambos factores. Recomiendo su visionado y os animo a tener cuidado con este tipo de estudios pues, aunque estén correctamente realizados la interpretación de sus resultados es compleja y puede llevar a error.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Test de Turing *
Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.